el duelo

Posted

Muchos de nosotros tenemos miedo. Miedo de amar demasiado. Y miedo y dolor de amar cuando sabemos que habrá pérdida. Y luego cuando hay pérdida. Hay, por supuesto, un duelo profundo.

La manera en la que lidiamos con el duelo. Tiene mucho que ver con si este nos cura y nos fortalece. O si termina por privarnos y matarnos de hambre. Hemos aprendido un montón de cosas sobre el duelo. A lo largo de los años, como esa postura fuerte de “sonreír y aguantar”. Esa impasibilidad que implica negación. Y que no es una estrategia óptima para afrontar un período de luto.

Mi reacción ante personas que están en duelo es brindarles mucho apoyo. Y dejar que el proceso siga su curso.

 

Eso significa no solo el duelo por la pérdida de la persona. Sino también el duelo por la pérdida de cualquier sueño en la vida. De cualquier cosa en la que hayas invertido que fue perdida. Hay una reacción a una pérdida. Que es el proceso de luto. Y si no lidias con él de una forma que sea fiel a tu ser. Se vuelve falso. Es tan falso hacer el duelo cuando no lo estás sintiendo como no hacerlo cuando lo estás sintiendo.

No puedes exigir a las personas que estén en un cronograma. Debes pedirles que sean fieles a sus propios corazones. Decirle a alguien “No te has afligido lo suficiente.” Cuando te dice “No estoy sintiendo nada.” No es necesariamente sintonizar de manera apropiada con el otro. Pero cuando las personas no hacen el duelo en armonía con su verdad más profunda.

Terminan escondidas de sus propios corazones. Aumentando el cinismo sobre la vida, y también el miedo. Miedo de involucrarse a futuro. Miedo de cualquier riesgo.

Por eso, la forma en la que atraviesas estos procesos es realmente crítica para tu propia evolución. Desde una perspectiva espiritual. Desde el punto de vista de tu alma. Todas estas cosas son ofrendas que se te hacen para darte las experiencias. A través de las cuales puedas crecer más claro. Más fuerte, más vacío, y más disponible para tu corazón.

-Ram Dass

 

Más artículos en Español aquí

 

Este artículo en inglés aquí

Comments

comments