Posted

Una de las cosas que hace tan difíciles las relaciones es la forma en que nos protegemos del sufrimiento — del nuestro y del de los demás. Porque cuando amas a alguien no quieres que tu sufrimiento y tus miedos recaigan sobre él. También tienes miedo de abrir demasiado tu corazón y que su sufrimiento te abrume. Porque cuando miras el mundo solo ves sufrimiento en todos lados.

Si rasparas la superficie de cada persona en esta habitación encontrarás algo de sufrimiento. Algunas personas que andan por aquí sonriendo entre ellas y sentándose y teniendo conversaciones maravillosas, amables, por dentro tienen un dolor y un miedo muy profundos. Pero han aprendido muy bien cómo enmascararlo ante los demás. La cultura refuerza esto diciendo, no me traigas tu dolor. Solo quiero tu felicidad. Voy a aguantar un poco pero no mucho porque me asustarás.

Ahora, como dije antes, si vas a ser capaz de lidiar con la belleza que ves en el otro, tienes que ser capaz de reconocer tu propia belleza. De una manera similar, si vas a ser capaz de estar disponible para el sufrimiento de otro tienes que ser capaz de reconocer tu propio sufrimiento y ser capaz de comprender la naturaleza del sufrimiento de manera que hayas convertido la calidad del sufrimiento en ti mismo.
Gurdjieff, el filósofo ruso, dijo que no hay nada que pueda ser alcanzado espiritualmente sin sufrimiento en la vida. Pero al mismo tiempo, si vas a proseguir el viaje, debes sacrificar el sufrimiento. Ves la naturaleza dual del mismo. Tienes que haber sufrido porque el sufrimiento es lo que arde a través de ti y profundiza la compasión y abre la puerta. El sufrimiento te acerca al misterio. Al mismo tiempo si te aferras al sufrimiento y te agarras de él y te regodeas en él o te cuelgas de él, detiene el viaje.

Hay una comprensión del sufrimiento en la que tú no lo invitas a tu vida sino que cuando viene trabajas con él y lo transformas. Un extremo de esto es el monje cristiano que está diciendo, “Dios, Dios, dame más dolor. Dame más sufrimiento porque quiero acercarme a ti.” Y Maharaj ji diciendo, “Prefieres sufrimiento o alegría,” y diciendo, “Amo el sufrimiento: me acerca tanto a Dios.”

 

~ Ram Dass

 

Photo by Azlan DuPree via Flickr. Used under the creative commons license.

Spanish Articles

Comments

comments


Help Support These Teachings

If you enjoyed Reconocer el sufrimiento, please support our efforts to continue making teachings from Ram Dass and friends accessible to all. As Ram Dass says, "When you see the beloved all around you, everyone is family and everywhere is love." Learn more >


I would like to make a contribution of:


Please do not use the back button or click submit more than once while your order is processing.


If you would like to donate via mail, please send a check to:
Love Serve Remember Foundation
2355 Westwood Blvd. #130
Los Angeles, CA 90064

LSRF is a 501(c)(3) nonprofit organization. Contributions are tax deductible as allowed by law.